La Carta Natal es una imagen del cielo en el momento exacto del nacimiento de una persona, es decir, un estudio de las posiciones de los astros en un momento y lugar determinados del planeta Tierra, que muestra las cualidades únicas del individuo. A partir de esta imagen, es posible tener información importante sobre la personalidad y cómo funciona la persona en su inconsciente y ante el mundo.

La astrología es una herramienta que nos ayuda a conocer a las personas, a tratarlas y a dejarlas ser lo que son, cada una diferente de la otra, con toda su diversidad y singularidad.

En este texto entenderás qué es la Carta Natal Infantil, su importancia, qué se necesita para hacerla, a partir de qué edad se puede hacer, si el tipo de nacimiento influye en la carta y cuáles son las características del niño de cada signo.

La importancia del mapa de los niños

Aunque es la ficha del niño, juega un papel importante para los padres como agentes responsables de la crianza de ese individuo. Es el estudio de la astrología el que ayuda a los padres a entender cómo mirar a sus hijos de forma integral, proporcionándoles una crianza y educación acorde con su potencial.

El niño es un ser en desarrollo y el análisis de su carta permitirá a los padres potenciar su desarrollo dentro de las indicaciones de las áreas en las que tiene mejor desarrollo, para explorar mejor sus potencialidades y las actividades que le ayudarán a ponerse en contacto con ellas.

También es una herramienta para entender cuál es la personalidad del niño, cuál es el momento, cómo afrontar cada situación, incluyendo la alimentación, la salud, el sueño, la elección del mejor colegio, el deporte, el tipo de juego, la relación con el arte y todo lo que alimenta su alma.

Respetando cuidadosamente las características del niño, los padres podrán ofrecer los mejores incentivos posibles para que el niño crezca dentro de su verdadera esencia.

Es una brújula que ayuda a comprender la fuerza pura de ese ser y de lo que puede llegar a ser un día.

Vea el vídeo y aprenda a identificar y alimentar los potenciales de nuestros hijos: Carta astrológica de los niños

Cada uno es único, por eso es importante educar con esta visión y entender que cada individuo tiene su propia matriz y poder para estar en el mundo. De este modo, la carta astral del niño permite a los padres comprender lo que el niño puede y no puede ofrecer, sin proyectar o esperar algo que no forma parte de su naturaleza.

Al fomentar sus puntos fuertes, se estimula a este «pequeño ser” a confiar en sí mismo, desarrollando la autoestima para que pueda proyectarse en el mundo con su potencial y con las cuestiones que debe mejorar.

En la formación del carácter de un niño influye el entorno familiar, la escuela, la cultura y todo lo que le rodea, pero no podemos olvidar que ese ser nace con la semilla de su personalidad.

La forma de cultivar esta semilla marcará la diferencia en su formación. Al comprender la esencia única del individuo, los padres pueden convertirse en guías hacia la realización de este ser.

Puntos importantes de la ficha del niño

Los puntos principales que deben observarse en la carta del niño, como base para que los padres sepan cómo ayudar a sus hijos a construir su singularidad, son: el Sol, la Luna, el Ascendente y el Medio Cielo.

El Sol

El signo solar aporta la conciencia de lo que uno es. Con esta comprensión, los padres entran en contacto con la forma en que el niño reconoce la autoridad y su papel en el mundo, construyendo la seguridad de que puede ser el gestor de su propia vida y realidad.

El Ascendente

El ascendente juega un papel muy importante para el niño. Es el signo que estaba naciendo cuando el niño respiró por primera vez. Una energía notable y presente, ya que son las primeras percepciones de este «pequeño ser” cuando llega al mundo. Al comprender la esencia del ascendente, los padres pueden ayudar al niño a crecer con la seguridad de que su singularidad ha sido respetada.

La Luna

El signo de la luna en la carta del niño representa la familia, la sensibilidad, la carga emocional que el niño llevará a lo largo de su vida. Se trata de la estructura básica de la confianza en las relaciones que este ser tendrá en la vida, dando forma a sus necesidades emocionales. Al comprender esta dinámica emocional, los padres pueden nutrir a sus hijos, dejándolos lo suficientemente fuertes como para ser su mejor versión en la vida.

El Medio Cielo

El signo del Medio Cielo permite a los padres preparar al niño para el mundo y para lo que tendrá que afrontar en él. Mediante el desarrollo de sus habilidades, el niño estará seguro de llevar a cabo su misión en el mundo. Con el estudio del Mapa del Niño, es posible identificar el conjunto de potencialidades del niño, sus cualidades más positivas, descubrir las claves para transformar las áreas de desafío, así como las etapas y fases en las que se producen los procesos en la línea de tiempo.

¿Cuántas veces se puede hacer el Mapa del Niño?

El Mapa del Niño sólo se hará una vez. A partir de los 12 años, el niño puede recibir directamente una lectura más profunda de su historial.

El parto prematuro, la cesárea… ¿cambia algo?
Antes de hablar de la forma de nacimiento de un ser, debemos recordar que la carta natal no es más que una imagen del cielo en el momento exacto del nacimiento, cuando la persona toma su primer aliento.

Un parto prematuro es aquel que tiene lugar antes del periodo previsto como normal para la gestación, mientras que una cesárea es un parto que tiene lugar en un momento determinado, debido a las condiciones de salud de la madre y del niño.

Aunque un parto prematuro se produzca antes de la fecha prevista y una cesárea tenga lugar a una hora determinada, esto no influye en la astrología, ya que se tiene en cuenta la imagen del cielo en el momento del nacimiento.

Leer más: La hora astrológica de nacimiento

El Niño de cada signo – características:

Ahora vamos a hablar de algunas características básicas de los niños según su signo solar:

Niño ario:

El niño ario es el más inquieto, que siempre busca algo que hacer y necesita sentirse independiente en lo que hace para aprender a domar sus instintos y desarrollar su iniciativa e independencia.

Niño Tauro:

Más tranquilos, los niños de Tauro son amantes de la comodidad y de todo lo que proporciona placer. Hay que respetar su tiempo para adaptarse a los cambios de la vida. Fomentar actividades que desarrollen su seguridad, sus nociones de valor y su persistencia es fundamental, pero también animarles ante situaciones que no resultan como esperaban, para mejorar la tozudez y también la adaptabilidad.

Niño Géminis:

El niño Géminis es el más parlanchín, el que siempre tiene ganas de hablar y curiosidad por informarse y descubrir más sobre lo que le rodea. Sus experiencias con amigos del colegio, tíos y primos son importantes para su proceso de desarrollo. Es bueno fomentar su lectura y ayudarles a desarrollar la concentración, ya que pueden ser bastante dispersos.

Niño canceriano:

Cariñosos y afectuosos, los niños cancerianos necesitan sentirse emocionalmente seguros en su hogar para desarrollarse y sentirse seguros en su sensibilidad. Tienden a estar más apegados a sus padres y a todo lo que involucra a su familia.

Niño leonino:

La pequeña estrella de la familia. Muy auténticos, a los niños Leo les gusta lucirse y hay que estimular esta faceta suya, de lo contrario se vuelven tímidos e inseguros a la hora de mostrar su creatividad y confianza en la vida. Las críticas son muy sentidas por ellos, hay que tener cuidado para que se sientan libres de vivir la vida con generosidad y alegría.

El niño virginiano:

La niña Virgo necesita una rutina con sus tareas preestablecidas. La organización es esencial para que vivan bien, así como el contacto con la naturaleza tangible de las cosas.
Son más metódicos y aprecian la sencillez de las cosas. Es importante que los padres la ayuden con su alto nivel de perfeccionismo y contacto con sus emociones.

Niño libriano:

Los niños librianos son cariñosos, disfrutan de una buena conversación y les encanta estar con la gente que les rodea. Como valoran la armonía y el equilibrio en su entorno, las decisiones pueden ser difíciles, ya que suelen tener en cuenta la opinión de los demás. En este sentido, es importante que los padres la animen en este sentido, a poner límites y a priorizar lo que es importante para ella según sus prioridades.

Niño Escorpio:

Escorpio es un signo vinculado a los misterios, a la curiosidad por los asuntos ocultos y a la comprensión de lo que ocurre en nuestro submundo, en el subconsciente. Por lo tanto, los niños de este signo pueden ser un poco más cerrados y silenciosos, necesitando que se respete su intimidad, y al mismo tiempo emocionalmente intensos. Es importante enseñarle a reflexionar y a la permanencia de las cosas y a elaborar y soltar sus sentimientos profundos.

Niño Sagitario:

Animado, optimista y con humor. Los niños sagitarianos tienen mucha fe y tozudez para conseguir lo que quieren, y los padres pueden ser sus maestros guiando un camino acorde con lo que tiene sentido para ellos, en el que puedan sentirse libres y superar sus retos.

Niño de Capricornio:

El niño Capricornio es uno que ya nace con cierto nivel de madurez y responsabilidad. Establecer una rutina regulada es importante para este niño que necesita organización para sentirse bien y seguro. Dueño de una fuerte ambición, necesita sentirse animado y seguir el paso a paso para la realización de lo que se propone.

Niño de Acuario:

Al niño de Acuario le gusta la libertad, poder moverse y también una rutina nada predecible, con muchas cosas nuevas. Si se les coarta la libertad, se sienten asfixiados, lo que puede dar lugar a que actúen de forma imprevisible. Tienen una fuerte personalidad, por lo que es necesario fomentar su autenticidad y su creatividad inusual y visionaria. Animarles en las acciones sociales es fundamental para reforzar su lado humanitario y también para aprender de las diferencias.

Niño pisciano:

Los niños piscianos, sensibles y cariñosos, tienen una imaginación y una creatividad muy fértiles. Les gusta soñar y es necesario estimular este lado soñador presentándoles una posible forma de hacer realidad sus sueños.

Como puede ver, la carta natal del niño permite a los padres comprender lo que el niño puede y no puede ofrecer, sin proyectar o esperar algo que no forma parte de su naturaleza. Cada uno es único, por eso es importante educar con esta mirada y entender que cada individuo tiene su propia matriz y poder para estar en el mundo.

Ver también: Sus poderes y desafíos

Lo más destacado del blog

Ver todos